Copyright © 1994 Depósito legal pp. 76-0010 ISSN 0378-1844. INTERCIENCIA 19(2): 64-71

Forma correcta de citar este articulo: LEYDA ESCALONA y JOHN W. WINCHESTER 1994. LA TENDENCIA DE LA URBANIZACION EN SUR AMERICA: INFERENCIAS A PARTIR DE UNA BASE DE DATOS DEL "WORLD RESOURSES INSTITUTE". INTERCIENCIA 19(2): 64-71. URL: http://www.interciencia.org.ve


LA TENDENCIA DE LA URBANIZACION EN SUR AMERICA: INFERENCIAS A PARTIR DE UNA BASE DE DATOS DEL "WORLD RESOURSES INSTITUTE"

LEYDA ESCALONA y JOHN W. WINCHESTER

Leyda Escalona, Licenciada en Química, ULA, Venezuela, 1975. Master en Química, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), Venezuela, 1978. Desde esta fecha hasta el presente trabaja como profesora en la Universidad de Carabobo, actualmente con categoría de Titular. Ha ocupado los cargos de Jefe de Departamento, de Laboratorio y de Cátedra. Ha desarrollado numerosos trabajos de investigación en el campo de la contaminación del aire en regiones urbanas, algunos de los cuales han sido publicados en revistas internacionales y la mayoría presentados en congresos. Investigador visitante del IVIC, 1985-1986. Investigador Asociado, Florida State University, 1992-1993. Dirección: Departamento de Química Tecnológica, Facultad de Ingeniería, Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela.
John W. Winchester, Master en Química, Universidad de Chicago, USA, 1952. Ph.D. en Fisicoquímica Nuclear, Instituto de Tecnología de Massachusetts, USA, 1955. Es profesor del Departamento de Oceanografía de Florida State University desde 1970 hasta el presente. Ocupó el cargo de Jefe del Departamento entre 1970-1976. Antes de trabajar en FSU, trabajó como profesor asociado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y posteriormente como profesor en la Universidad de Michigan. Ocupó el cargo de Director Interino de la División de Química Atmosférica del National Center for Atmospheric Research durante un año. Más de 100 publicaciones científicas. Actualmente su principal interés es la investigación de los efectos de la contaminación del aire sobre los humanos y ambientes naturales a escala global, regional y local. Dirección: Department of Oceanography 3048, Florida State University, Tallahassee, FL 32306-3048 USA.


RESUMEN

Cada día se reconoce más la importancia de la Calidad del Ambiente tanto Para la salud y el bienestar de la gente como para mantener la estabilidad social. El deterioro de los recursos naturales puede afectar no sólo la salud de los humanos sino también la tendencia de la gente a migrar internamente o a diferentes países, lo cual puede generar conflictos. A fin de evaluar tales impactos potenciales es necesario examinar gran cantidad de datos. El uso de la computadora ha facilitado mucho el trabajo, ya que permite evaluar gran cantidad de datos en un tiempo mucho más corto que el utilizado con procedimientos convencionales. La existencia actual, de muchos programas de computación y de numerosas bases de datos para ser usadas con micro-computadoras ha hecho estos procedimientos accesibles a mayor cantidad de personas. Uno de los objetivos de este trabajo es ilustrar el uso de una de esas base de datos para micro-computadoras, la recopilada por el "World Resources Institute", con la finalidad de examinar la tendencia al crecimiento de la población urbana en Suramérica, comparándola con la correspondiente tendencia en diferentes regiones del mundo y considerar las consecuencias de ese crecimiento de la urbanización en la calidad del ambiente en esa zona. La base de datos del "World Resources Institute" contiene una versión expandida de los datos económicos, demográficos, recursos naturales y estadística ambiental publicados en el volumen 199293 del informe bienal que este instituto publica. Esta base de datos se encuentra disponible, como el "software WRD", en "floppy disk" y puede ser usada en cualquier computadora IBM PC/XT/AT o cualquier otra 100% compatible; sola de acuerdo a su propio programa o combinada con muchos otros programas de computación. En este trabajo la usamos conjuntamente con los programas "World Perfect" 5.1 "Plan Perfect" 5.0 para analizar el crecimiento de la población urbana en Sur América durante los últimos 40 años y su proyección hasta el año 2025. Los resultados revelan que Suramérica ha alcanzado niveles de urbanización muy semejantes e incluso superior al de muchos países desarrollados, pero mientras en estos últimos virtualmente el 100% de la población urbana, tiene acceso a agua potable, servicios sanitarios y de salud, educación, y otros servicios básicos, los porcentajes en Suramérica son generalmente inferiores. La mayoría de sus ciudades se encuentran rodeadas por gran cantidad de barrios de gente muy pobres, que ha migrado desde las zonas rurales en busca de mejores condiciones de vida. Como consecuencia de esta migración, las ciudades han crecido desmesuradamente y sin ningún tipo de planificación. Por esta razón los servicios ambientales básicos están en la mayoría de los casos por debajo de la demanda. Adicionalmente, la contaminación ambiental generada por el crecimiento de la urbanización, está deteriorando el aire, el agua, los bosques y otros recursos naturales. A fin de detener o al menos disminuir el éxodo hacia las zonas urbanas, es necesario mejorar las condiciones de vida que ofrecen las zonas rurales, así como estimular la creación de ciudades de tamaño intermedio, a fin de difundir los beneficios de la urbanización a través del país. También es necesario que se establezcan normas estrictas para el control de la contaminación ambiental, y que se hagan inversiones para proteger la calidad del ambiente urbano y por ende la salud de sus habitantes.


La Calidad del Ambiente es muy importante tanto para la salud y el bienestar de la gente como para mantener la estabilidad social. El deterioro de la calidad del agua, aire, suelo y otros recursos naturales puede tener un gran impacto no sólo en la salud de los humanos sino también en la tendencia de la gente a migrar internamente o a diferentes países, lo cual puede generar conflictos. A fin de evaluar tales impactos potenciales es necesario examinar gran cantidad de datos. Los procedimientos tradicionales para realizar este análisis son realmente engorrosos.

Para facilitar la búsqueda y manipulación de los datos, actualmente existen numerosas y extensas bases de datos, sobre diferentes recursos naturales, población y ambiente, disponibles para ser usadas con micro-computadoras.

También muchos programas de computación han sido desarrollados, para fines específicos en el campo de la investigación como en el de la educación. Esto ha simplificado mucho el manejo de gran cantidad de datos y los ha hecho más accesibles a investigadores, profesores, estudiantes y planificadores.

En este trabajo ilustramos el uso de una de esas bases de datos para micro-computadoras, la recopilada por el "World Resources Institute" con la finalidad de examinar la tendencia al crecimiento de la población urbana en Suramérica, comparándola con la correspondiente tendencia en diferentes regiones del mundo y considerar las consecuencias de ese crecimiento de la urbanización en la calidad del ambiente en esa zona.

Otro de los objetivos de este trabajo es colaborar en el diseño de proyectos educacionales y otros ejercicios de clases a fin de mejorar y profundizar conocimientos y habilidades de estudiantes y profesores.

Metodología

Para este trabajo se utilizaron los datos publicados por el "World Resources Institute" (1992a) en su reporte bienal, los cuales ahora se encuentran disponibles en "floppy disk", como la Base de Datos WRD (World Resources Institute, 1992b). Esta contiene una versión expandida de los datos económicos, demográficos, de recursos naturales y estadística ambiental encontrados en el libro. Esta base de datos consta de 483 variables para 176 países en diferentes series de tiempos. Algunas de esas series sólo presentan datos para un año como Gastos del Gobierno Central; otras para dos años como Disponibilidad de Servicios Sanitarios; pero muchas poseen datos para los últimos 20 años llevados anualmente, como el Producto Nacional Bruto, e inclusive muchas tienen datos de los últimos 40 años reportados cada 5 años, más proyecciones haba el año 2025 como Población Total Urbana y Rural.

La base de datos WRD, puede ser usada en cualquier computadora IBM PC/XT/AT o cualquier otra 100% compatible con al menos 512 K de memoria y un disco duro. Se puede utilizar sola, de acuerdo a su propio programa, el cual permite revisar, exportar, calcular, graficar, tabular y muchas otras operaciones; o en conjunto con muchos otros programas de computación.

Aún cuando el programa WRD permite realizar numerosos y variados tipos de cálculos, cuando se trabaja con series de diferentes tamaños, utiliza el último dato de la serie más corta para realizar el cálculo requerido tantas veces como sea necesario para alcanzar la serie más larga. Por esa razón en este caso es preferible exportar los datos a otro programa que permita hacer los cálculos de acuerdo a la conveniencia de la investigación.

En este trabajo usamos un procesador de palabras, "Word Perfect" 5.1; una hoja de cálculos, "Plan Perfect" 5.1 y un programa estadístico, "Statgraphics" 5.0 para analizar el crecimiento de la urbanización en Suramérica durante los últimos 40 años y su proyección hasta el año 2025. Con esta finalidad, los datos generados originalmente con el programa WRD, ya sea forma de gráficos o de hoja de datos, se transfieren a algunos de los programas mencionados para ser trabajados de acuerdo a los objetivos perseguidos. Por ejemplo en el caso de hojas de datos, el programa WRD las genera en un formato similar al del LOTUS 123, el cual luego se exporta a "Plan Perfect" para originar las tablas que se presentan en este trabajo. Para los gráficos de barra es necesario convertir la hoja de datos del "Plan Perfect" de acuerdo al formato del programa "Statgraphics".

Con el programa WRD se puede generar gráficos, pero para imprimirlos es necesario transferidos al formato de "Word Perfect" o al de otro programa.

Resultados Ilustrativos

Tendencias de la Urbanización en Suramérica

La población mundial se ha distribuido en zonas urbanas y rurales en los diferentes países. Sin embargo, la tendencia a la urbanización ha prevalecido en la mayoría de ellos, durante los últimos cien años, aun cuando la velocidad de crecimiento es muy variable de país a otro. El desarrollo de las zonas urbanas en Suramérica durante los últimos 40 años ha sido violento, como podemos observar en la Tabla I la cual nos muestra como desde 1950 la población urbana en los diferentes países suramericanos ha ido creciendo rápidamente, y nos da una proyección de lo que podría ser la población en el año 2025 si se mantiene este ritmo de crecimiento. El porcentaje de población urbana en Suramérica varió entre 23-78% en 1950, pero para 1990 este rango aumentó a 35-90%. Esto significa que desde 199Y más del 75% de la población suraméricana habita en zonas urbanas, lo cual la convierte en la región con más alto grado de urbanización en el mundo (World Resources Institute, 1992).

TABLA I PORCENTAJE DE POBLACION URBANA EN SURAMERICA

País

1950

1990

2025

Venezuela

53.24

90.49

96.01

Argentina

65.34

86.28

92.71

Chile

58.42

85.89

92.83

Uruguay

77.98

85.46

91.66

Brasil

35.96

74.91

87.66

Perú

35.52

70.22

83.99

Colombia

37.09

69.98

84.14

Trinidad & Tobago

22.96

69.09

83.86

Ecuador

28.25

56.05

76.00

Bolivia

37.78

51.24

72.76

Paraguay

34.57

47.46

69.67

Surinam

46.98

47.39

69.73

Guyana

28.13

34.55

60.47

SURAMERICA

43.20

75.10

86.92

En la mayoría de los países la población urbana ha crecido al mismo tiempo que la rural decrece, excepto en Bolivia, Ecuador y Paraguay, en donde también la población rural ha estado creciendo pero a un ritmo mucho más lento que la urbana. Por esta razón en la Figura 1, se observa que la disminución en el porcentaje de población rural ha sido más suave en estos tres países que en el resto.


Figura 1. (a) Crecimiento de la población total en Suramérica, 1950-2025. (b) Porcentaje de población rural en Suramérica. 1950-2025.


Las proyecciones de "World Resources Institute" (1992), sugieren que de continuar esta tasa de urbanización para el año 2025 el cociente U/R (población urbana/ población rural) se duplicará respecto al obtenido en 1990, y en una lista de los diferentes países y regiones del mundo ordenados en forma creciente de este cociente, encontraríamos tres de los trece países suramericanos entre los primeros catorce lugares, como podemos observar en la Tabla II. En esta Tabla Venezuela ocupa el puesto número cuatro y Chile y Argentina los puestos 12 y 13 respectivamente. Por su parte Suramérica ocupará el puesto 29, con un cociente U/R de 6.65, superior al de Europa que para el mismo año será 5.43 y al del promedio de los países industrializados que será 4.71.

TABLA II COCIENTE POBLACION URBANA / POBLACION RURAL PARA DIFERENTES PAISES Y REGIONES DEL MUNDO

Población Urbana / Población Rural

País

1950

1990

2025

Bélgica

10.72

31.60

67.39

Kuwait

1.45

21.66

52.17

Hong Kong

7.70

16.01

36.32

Venezuela

1.14

9.52

24.07

Israel

1.83

10.92

22.50

Islandia

2.86

9.54

18.38

Qatar

1.78

8.44

16.55

Reino Unido

5.32

8.15

13.99

Alemania Federal

2.61

6.95

13.87

Dinamarca

2.12

6.68

13.44

Malta

1.58

6.84

13.41

Chile

1.40

6.09

12.95

Argentina

1.89

6.29

12.71

Países Bajos

4.77

7.73

12.52

SURAMERICA

0.76

3.02

6.65

EUROPA

1.30

2.76

5.43

Países Industrializados

1.17

2.64

4.72

NORTE & CENTRO AMERICA

1.35

2.50

4.62

OCEANIA

1.58

2.40

3.39

MUNDO

0.41

0.82

1.82

Países vía Desarrollo

0.20

0.59

1.58

ASIA

0.20

0.52

1.47

AFRICA

0.17

0.51

1.33

 

Tendencias a la Urbanización en Otros Países

A fin de establecer comparaciones examinemos la tendencia a la urbanización en otras regiones del mundo. Primeramente consideremos la diferencia entre los diferentes países sólo en cuanto a su grado de desarrollo. En la Tabla III observamos que los países industrializados tenían un 53.8% de su población en zonas urbanas en 1950, la cual se incrementó a 721% en 1990 y se espera que aumente a 84,6% en el año 2025. Por otra parte en los países en vías de desarrollo, estos porcentajes para los mismos años son 17%, 37% y 61% respectivamente. Esto significa que el crecimiento de la urbanización en los países industrializados en general ha si do más lento que el de los países en vías de desarrollo; y que el porcentaje de urbanización en Suramérica siempre ha sido superior al promedio de los países en vías de desarrollo y muy cercano al promedio de los países industrializados. Posteriormente analizaremos las implicaciones de este resultado. Debemos considerar que entre los miembros de esos dos bloques de países existen muchas y grandes diferencias. Por esta razón analizaremos algunos casos más específicos. Así por ejemplo, entre los países industrial izados consideraremos sólo los de Europa Occidental, Norteamérica y Japón.

Como podemos observar en la Tabla III, Europa Occidental siempre ha tenido porcentajes de urbanización muy altos, alcanzando niveles entre 44-91 % en el año 1950 y entre 60-90% en 1990. Las proyecciones indican que para el año 2025, en algunos de estos países casi la totalidad de la población habitará en zonas urbanas, como en Bélgica por ejemplo.

Por otra parte, tanto en Japón como en Norteamérica, el porcentaje de urbanización siempre ha sido inferior al de Europa Occidental (ver Tabla III); y a pesar de que la población rural ha venido decreciendo durante los últimos 40 años y se presume que lo continuará haciendo en los próximos 35, se observa una tendencia a mantenerse entre el 20-25% de la población rural.

TABLA III PORCENTAJE DE URBANIZACION EN DIFERENTES PAISES Y REGIONES DEL MUNDO

País

1950

1990

2025

Bélgica

91.47

96.93

98.54

Francia

56.17

74.26

84.66

Alemania, Rep. Dem.

70.77

77.23

86.43

Alemania, Rep. Fed.

72.29

87.41

93.28

Italia

54.31

68.94

81.95

Suiza

44.33

59.89

76.55

Reino Unido

84.18

89.07

93.33

EUROPA

56.49

73.41

84.44

México

42.66

72.58

85.36

Costa Rica

33.53

47.10

68.53

Panamá

35.72

53.43

73.24

CENTRO AMERICA

39.77

65.97

80.04

Estados Unidos

64.15

74.97

84.58

NORTEAMERICA

63.89

75.18

84.73

China

10.99

33.43

65.81

India

17.25

26.99

51.11

Irán, Rep. Islámica

27.71

56.68

76.40

Kuwait

59.21

95.59

98.12

Arabia Saudita

15.87

77.32

88.19

Emiratos Arabes Unidos

24.29

77.78

84.87

Japón

50.30

76.98

80.09

U.S.S.R.

39.30

65.80

77.82

ASIA

16.44

34.39

59.52

Camerún

9.78

41.22

68.08

Nigeria

10.14

35.16

61.64

Somalia

12.71

36.37

62.48

AFRICA

14.53

33.86

57.10

OCEANIA

61.31

70.62

77.21

Países Industrializados

53.85

72.56

82.51

Países Vías Desarrollo

16.96

37.07

61.20

MUNDO

29.16

45.16

64.59

En cuanto á los países en vías de desarrollo, utilizaremos la clasificación de Ravenhill (1990) a fin de establecer comparaciones. Este autor considera cinco grupos distintos:

1. Países exportadores de petróleo con altos ingresos como Kuwait, Arabia Saudita, Emiratos Arabes Unidos, etc.

2. Países en vías de rápida industrialización con baja deuda externa, como los nuevos países industrializados del Asia Oriental (NIEs).

3. Países en vías de industrialización con alta deuda externa como Polonia, Argentina y Brazil.

4. Nuevos países potencialmente industrializados, como Tailandia, Indonesia y Malasia.

5. Países productores de bienes primarios de consumo, como Centro América y Africa del Sur-Sahara.

Cada uno de estos grupos presenta características económicas, sociales, culturales y demográficas diferentes y la tendencia a la urbanización ha obedecido a razones muy diferentes.

Entre los países del grupo 1, notarnos en la Tabla III, que entre 1950 y 1990 hubo un crecimiento explosivo de la población urbana probablemente debido al enorme incremento de sus recursos económicos.

Con los nuevos países industrializados (NIEs) la comparación debe hacerse con cuidado ya que Hong Kong y Singapur son esencialmente ciudades estados, y no poseen la marcada división rural urbana característica de los otros países en vías de desarrollo. Pero entre estos países, el caso más importante en cuanto a expansión de la población, lo constituye Korea del Sur, la cual pasó de un 21 % de población urbana en 1950 a un 73% en 1990 y para el año 2025 este porcentaje alcanzará el 89%.

Entre los países del grupo 3 encontramos algunos países suramericanos cuyo patrón de urbanización ya ha sido comentado.

Por su parte los países del grupo 4 experimentaron un rápido crecimiento de su población urbana entre 1950 y 1990, al mismo tiempo que su economía ha ido en ascenso, pero esta velocidad de crecimiento de la urbanización se espera que disminuya en los próximos 35 años.

Finalmente tenemos los países del grupo 5, la mayoría de ellos con ingresos económicos sumamente bajos. Para el año 1950, la población en estos países era principalmente rural, pero vertiginosamente se ha convenido en urbana durante los últimos 40 años, con gran cantidad de barrios pobres alrededor de las capitales nacionales (Kennedy, 1993). Para el año 2025 se predice que la población urbana en estos países será superior al 60%.

Población Urbana en Ciudades Costeras

Otro factor importante a considerar cuando se está hablando de población urbana, es conocer qué porcentaje de ella vive en ambientes costeros, ya que los problemas. ambientales en zonas costeras pueden ser empeorados por efectos topográficos (brisas marinas y costeras) o por desastres naturales (huracanes, tormentas, etc.). A este respecto "World Resources Institute" sólo presenta datos para el año 1980 y proyecciones para el año 2000.

En la Tabla IV podemos observar que el porcentaje de la población urbana en Suramérica que vive en zonas costeras varía entre 17-100% con un promedio global del 36%. Las proyecciones para el año 2000, indican que estos porcentajes no experimentarán, grandes variaciones. En promedio, la situación de la población costera en Suramérica es similar a la de otras regiones como Norteamérica, Asia y Africa.

TABLA IV COCIENTES POBLACION URBANA EN COSTAS/ POBLACION URBANA TOTAL

País

1980

2000

Argentina

0.52

0.52

Brasil

0.32

0.34

Chile

0.35

0.36

Colombia

0.17

0.13

Ecuador

0.40

0.46

Guyana

0.92

1.14

Perú

0.63

0.73

Surinam

0.89

0.80

Trinidad & Tobago

1.01

1.00

Uruguay

0.62

0.65

Venezuela

0.41

0.40

SUR AMERICA

0.36

0.37

Costa Rica

1.07

1.15

Panamá

1.02

1.02

México

0.14

0.11

Estados Unidos

0.36

0.36

NORTE-CENTROAMERICA

0.34

0.34

Alemania Federal

0.05

0.06

Francia

0.24

0.24

Reino Unido

0.54

0.53

EUROPA

0.33

0.33

Japón

0.88

0.89

Emiratos Arabes Unidos

1.00

1.00

Kuwait

0.96

1.04

Arabia Saudita

0.31

0.25

irán, República Islámica

0.05

0.03

China

0.20

0.11

India

0.23

0.23

U.S.S.R.

0.11

0.12

Camerún

0.31

0.33

Nigeria

0.21

0.22

AFRICA

0.33

0.32

MUNDO

0.35

0.31

Nota: Las publicaciones urbanas total y costera, se obtienen a partir de diferentes series de la base de datos del "World Resources Institute". Por esta razón sus cocientes son aproximados y para algunos países exceden la unidad.

Discusión

En la sección anterior, hemos visto cómo la población urbana en Suramérica ha alcanzado niveles muy semejantes e incluso superiores al de muchos países desarrollados, y esto tal vez podría ser motivo de orgullo, si consideramos que en los países industrializados la urbanización ha venido acompañada de desarrollo económico y progreso social. Pero este crecimiento económico y social depende principalmente de la eficiencia con la que las ciudades transforman los productos agrícolas y los recursos naturales en bienes terminados para reemplazar importaciones y generar productos de exportación (Jacobs, 1984). Sin embargo, las ciudades frecuentemente transforman los recursos en forma ineficiente produciendo grandes cantidades de desechos que contaminan el ambiente y degradan la tierra, el agua y otros recursos naturales (World Resources Institute, 1988). Es debido a este impacto ambiental que el crecimiento de la urbanización es considerado socialmente adverso.

Dos factores muy importantes a considerar en la calidad del ambiente de las ciudades, que nos pueden ayudar a la rápida visualización de la diferencia entre las ciudades de Suramérica y las de los países desarrollados, lo constituyen el porcentaje de la población con acceso a servicios sanitarios y agua potable.

En las Figuras 2 y 3, observamos como a pesar de que, en la mayoría de los países suramericanos, el porcentaje de la población que dispone de agua potable y servicios sanitarios ha aumentado considerablemente, entre los años 1980 y 1988 tanto en zonas urbanas como rurales, estos porcentajes siempre En estado por debajo en las últimas. En países como Bolivia, Paraguay, Uruguay y Argentina el porcentaje de la población rural con acceso a agua potable fue bastante bajo hasta el año 1988 (en algunos casos mucho menor que el 20%). Para este mismo año, menos del 20% de la población rural tenía acceso a servicios sanitarios, en Colombia, Perú, Bolivia y Chile.


Figura 2. Porcentaje de la población con acceso a agua potable en Suramérica, 1980 y 1988 (a) Zonas urbanas. (b) Zonas Rurales. Nota: 0% significa que no existen datos disponibles para ese año.


Figura 3. Porcentaje de la población con acceso a servicios sanitarios en Suramérica, 1980 y 1988. (a) Zonas urbanas. (b) Zonas rurales. Nota: 0% significa que no existen datos disponibles para ese año.


En Suramérica esta diferencia entre las zonas rurales y urbanas también es encontrada en disponibilidad de empleos, facilidades educativas, acceso a servicios de salud y otros tipos de servicios. Por esta razón, mucha gente migra desde zonas rurales hacia las urbanas en busca de mejores condiciones de vida, trayendo como consecuencia que la mayoría de las ciudades se encuentran actualmente rodeadas de gran cantidad de barrios de gente muy pobre y con escasa educación, Este rápido crecimiento inevitablemente causa tensiones en las capacidades de los gobiernos para suministrar servicios ambientales básicos, manteniéndolos siempre por debajo de la demanda.

Además de la escasez de servicios sanitarios básicos, la contaminación ambiental en las ciudades de Suramérica está aumentando como consecuencia de este crecimiento de la urbanización. Esta contaminación genera desechos que desmejoran la calidad del aire y el agua y degradan los recursos naturales renovables (Romieu y colaboradores, 1991) Lagos, ríos y otros cuerpos de aguas están siendo afectados por desechos de origen doméstico, agrícola e industrial, y el ale está siendo contaminado por emisiones provenientes de los automóviles y de las industrias, las cuales, en la mayoría de los casos, no tienen instalados equipos de control. Por otra parte, muchas de estas ciudades tampoco cuentan con una disposición adecuada de desechos sólidos. Esta situación es semejante a la encontrada en otros países en las de desarrollo como los productores de bienes primarios de consumo (Ravenhill, 1990; Kermedy, 1993).

Por su parte en los países industrializados, debido a que la urbanización ha sido lenta y en la mayoría de los casos planificada, el 100% de la población urbana o un porcentaje muy cercano a éste tiene acceso a servidos sanitarios, educacionales y de salud; no existe esa diferencia tan marcada entre zonas urbanas y rurales y en muchos de estos países la velocidad de crecimiento de la urbanización tiende a estabilizarse e inclusive a decrecer (Ehrlich y colaboradores, 1977; World Resources Institute, 1988; Berry, 1990). Otra diferencia importante la constituye el hecho de que en las zonas rurales de los países desarrollados existen pequeñas industrias, servicios comerciales y otras actividades no tradicionalmente agrícolas. Además, actualmente en la mayoría de los países desarrollados, existen estrictas normas para controlar la contaminación ambiental y tanto los sectores públicos como los privados han hecho grandes inversiones con la finalidad de lograr este objetivo.

El aumento de la urbanización en los países del este asiático ha sido grande, pero no a los niveles de Suramérica. Ha ido acompañado de una extraordinaria industrialización y por ende crecimiento de la economía y de una importante inversión en recursos de salud y educación. Por estas razones, aún cuando estos países tienen graves problemas de deterioro ambiental como consecuencia de su desarrollo industrial, también están en mejor capacidad de enfrentarlos (World Resources Institute, 1992a).

Otro factor importante a considerar es que, a medida que crece la población, aumenta la deforestación, la degradación de la tierra y en general la escasez y el abuso de los recursos naturales renovables puede aumentar notablemente. Esto puede causar y de hecho ha causado violentos conflictos en muchos países en vías de desarrollo (Homer-Dixon y colaboradores, 1993).

Suramérica ha experimentado una rápida deforestación a medida que la urbanización ha ido creciendo, debido a las demandas urbanas por madera para la construcción y combustible doméstico, así como también a algunas políticas gubernamentales. Un ejemplo importante lo constituye Brasil, el cual por si sólo contiene el 30% de la vegetación tropical del mundo, porcentaje mayor que el resto de toda Latinoamérica combinada (World Resources Institute, 1990). Aún cuando no se conoce con exactitud el grado de deforestación, todos los últimos estudios coinciden en que es también Brasil el país con mayor área deforestada. Pero si se considera el porcentaje anual de deforestación total, es Ecuador el país que ocupa el primer lugar, seguido por Brasil, Colombia y Paraguay como lo podemos observar en la Figura 4, en la cual se representa el área del bosque dividida por el área del terreno para los cuatro países mencionados en función del año. La Figura 5 nos muestra la pérdida acumulativa de bosque ocurrida en cada uno de estos países entre 1970 y 1979, y la suma de la pérdida acumulativa en Colombia, Ecuador y Paraguay la cual representa aproximadamente un tercio del área correspondiente a Brasil. Es conveniente aclarar que aun cuando los daos utilizados para estas gráficas consideran todas las posibles causas por las cuales el área del bosque puede ser perdida, ellas se pueden relacionar con deforestación ya que es la acción del hombre la que ocasiona el más alto porcentaje de esta pérdida.


Figura 4. Pérdida de bosque (área de bosque/área de terreno) en función del año, en Brasil, Colombia, Ecuador y Paraguay, 1970-89.


Figura 5. Pérdida acumulativa de bosque (millones de hectáreas) en función del año, en Brasil), Colombia, Ecuador y Paraguay, 1970-89.


En cuanto a las ciudades costeras, aun cuando la situación de Suramérica es muy similar a la del resto del mundo (ver Tabla IV); es conveniente señalar la amenaza que representa para los ecosistemas marinos, el hecho de que la población en estas zonas continúe creciendo al ritmo actual. En la Tabla IV, podemos observar que en promedio el 36% de la población urbana en Suramérica vive en zonas costeras. Este porcentaje no parece muy alto, pero si tomamos en consideración que las zonas costeras representan un porcentaje muy pequeño del área total de esta región, podemos concluir que existe una densidad muy alta de la población en esas zonas. El impacto ambiental que esta situación genera es particularmente peligroso para los ecosistemas marinos debido a su sensibilidad.

Conclusiones y Recomendaciones

Las proyecciones del "World Resources Institute" indican que de continuar este ritmo de urbanización, para el año 2025 más del 86% de la población suramericana vivirá en ciudades de diferentes tamaños, muchas de ellas megaciudades con más de un millón de habitantes. Por esta razón, es absolutamente necesario que se hagan grandes inversiones para proteger la calidad del ambiente urbano y por ende la salud de sus habitantes. Para ello es necesario poner en práctica políticas de control de la contaminación ambiental y al mismo tiempo desarrollar las áreas rurales mejorando las condiciones de vida que ellas ofrecen, de tal forma de disminuir y si es posible detener la migración de los moradores rurales hacia las ciudades. Este último punto es de suma importancia para lograr un balance entre el tamaño de las poblaciones urbana y rural tan necesario para el desarrollo de cualquier país.

Otra forma de disminuir el crecimiento de las grandes ciudades es creando ciudades y pueblos de tamaño intermedio, provistos de todos los servicios sanitarios, educacionales y de salud, así como facilidades comerciales y fuentes de trabajo, que permitan difundir los beneficios económicos de la urbanización a través del país. En estas ciudades, es importante también, fomentar desarrollados agrícolas y de agroindustria y por ende la presencia de proveedores de fertilizantes, plaguicidas y de equipos y herramientas, utilizados en estas actividades tradicionalmente asociadas a las zonas rurales.

Apéndice

Con la finalidad de colaborar en el diseño de proyectos educacionales, presentamos a continuación una descripción detallada de cómo trabajar con el programa WRD para generar las gráficas que se presentan en este trabajo.

Para el caso específico de las gráficas de pérdida de bosque (Figuras 4 y 5), se sigue el siguiente procedimiento:

  1. Se extraen los daos sobre área de bosques y área total del terreno del programa WRD, para los diferentes países en un formato similar al del LOTUS 123 (la extensión del archivo es WK1).
  2. Se selecciona la palabra Exportar en el menú del programa WK1), con la finalidad de convertir los datos de éste al formato de la hoja de cálculo del "Plan Perfect" 5.1. En este programa se procede a realizar las diferentes operaciones matemáticas, como los cocientes de área de bosques dividida por área total del terreno y cualquier otra que se requiera.
  3. Una vez finalizadas todas las operaciones matemáticas, se genera otra hoja de cálculos que sólo contenga los datos que van a ser exportados al programa "Statgraphics". En el ejemplo ilustrado, sólo los años y el valor de los cocientes, sin columnas ni líneas en blanco entre los diferentes datos, ya que este programa no reconoce variables conteniendo espacios. Si no existen datos para todos los años es necesario asignarle un valor a esos espacios en blanco. En este trabajo colocamos "cero" para indicar que los datos para ese año no están disponibles.
  4. Se le asigna un nombre a esa última hoja de cálculo, y con este nombre se convierte al formato del programa "Statgraphics". Una vez finalizado este procedimiento, se sale del "Plan Perfect" y se entra a "Statgraphics" para realizar los gráficos,
  5. Debido a que los datos exportados se almacenan en el subdirectorio "Import", es necesario seleccionar la opción importación de datos en el menú de "Statgraphics", para comenzar a trabajar en éste. Posteriormente, se selecciona el nombre del archivo y luego se presiona la tecla F6, para que el sistema verifique que el archivo existe y pueda realizar la importación del mismo. Finalmente, se regresa al menú principal para seleccionar el tipo de gráfico a realizar.

AGRADECIMIENTO

A la Universidad de Carabobo (UC) y la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho por el soporte económico a uno de los autores (L. E.), durante su año sabático. Al departamento de Oceanografía de Florida State University (FSU) por las facilidades de investigación suministradas para la realización de este trabajo.

A las siguientes personas por sus valiosas sugerencias: Dirk Bryant y Steven McCann del World Resources Institute, el cual compiló la base de datos. John J. Holmgren de DSD Data Service Inc., el cual desarrolló el programa WRD. Coromoto Martínez de la UC, Julio Santana y Ji Meng Fu de FSU. Este último por su asistencia en el uso de los programas de computación.

REFERENCIAS

Berry, B. J. L. (1990): Urbanización. In B. L. Turner II et al., editors, The Earth as Transformed by Human Action: Global and Regional Changes in the Biosphere Over the Past 300 Years. Cambridge University Press, New York.

Ehrlich, P. R., Ehrlich, A. H. y Holdren, J. P. (1977): Ecoscience: Population, Resources, Environment. W. H, Freeman and Company, San Francisco, pp. 235-243.

Homer-Dixon, T., Boutwell, J. H. y Rathjens, G. W. (1993): Environmental Change and Violent Conflict. Scientific American, 266 (2): 38-45.

Jacobs, Jane (1984): Cities and The Wealth of Nations: Principles of Economic Life. Random House, New York, p. 171.

Kennedy, Paul (1993): Preparing For The twenty-first Century. Random House, New York, pp. 193-227.

Ramieu, I., Weitzenfeld, H. y Finkelman, J. Urban Air Pollution in Latin America and the Caribbean. J. Air Waste Manage, Assoc., 41, 1166-1171.

Ravenhill, J. (1990): The North-South Balance of Power. International Affairs, 66. pp. 2809.

World Resources Institute and International Institute for Environment and Development (con colaboración de United Nations Resources 1988-89, Oxford University Environment Programme) (1988):: World Press New York, p. 35.

World Resources Institute (con colaboración de United Nations Environment Programme y United Nations Development Programme) (1990): World Resources 1990-91, Oxford University Press, New York, p. 42.

World Resources Institute (con colaboración de United Nations Environment Programme y United Nations Development Programme) (1992a): World Resources 1992-93. Oxford University Press, New York.

World Resources Institute (1992b): World Resources 1992-93 Data Base Diskette. Available from World Resources Institute, 1709 New York Avenue, Washington, DC 2006, USA.

Atrás / Back / Voltar